Hoy nuestra biblioteca se ha llenado de puntos, puntos grandes, puntos pequeños, puntos de un color y otros de varios colores, algunos juntitos y algunos muy separados, puntos, puntos y más puntos que al final se han convertido en flores, caracoles, soles, planetas,…

¿Y de dónde han salido todos esos puntos? Pues está claro, de las cabezas de los niños y niñas que, durante el recreo, han visto el cuento “El Punto” de Peter H. Reynolds.

Después de ver y comentar lo más interesante del cuento nos hemos puesto manos a la obra y como Vashti, la protagonista del cuento, hemos empezado a pintar pequeños puntos que han acabado transformándose en una bonita obra de arte colectiva que hemos expuesto en la puerta de la biblioteca para que todo el mundo pueda admirarla.

Porque todo puede empezar… con un punto.